Recomendados (iii)

Son días de mucho trabajo: las calles están calientes y el blog se enfría. Lo sé y me disculpo sinceramente, como servidor público en mi doble tarea de efectivo de la policía y blogger. Sin embargo, no quisiera dejar de recomendar un ranking que encontré en Crime Central, el muy recomendable blog de policiales del tradicional Times lodinense.

El ranking es un top 10 de las mejores canciones del poliladron, e incluye a Bob Marley, Johnny Cash, Elvis Costello, LL Cool J y The Kaiser Chiefs. Pero los ganadores, por lejos, son los Clash. La banda de Strummer figura con dos entradas (“I fought the law” en el #1 y “Bankrobber” en el #9), pero se le puede dar medio punto más por “Police and thieves”, que aparece en el #3 a nombre de su compositor, Junior Marvin. Es verdad que la versión más conocida del tema fue grabada por Strummer y sus secuaces, pero, hay que decirlo, si la anotaban a nombre de The Clash, entonces ganaba en el ranking por afano.

Este link va al post.

PM: diario online de una soldado

Cuando no llega ninguna directiva a la dependencia, cuando los oficios ya duermen en sus casilleros y el teléfono olvida su urgencia, la Sargento B. se la pasa navegando por Internet. Fue ella quien descubrió un fotolog fascinante sobre el que he decidido escribir este post (y el que sigue). Es un fotolog sobre el que no puedo decir mucho. En realidad, no puedo decir casi nada, y esto por expreso pedido de la dueña. Apenas puedo contar que es el diario online de una chica de 24 años que se crió en un barrio de clase media de Villa Celina y que hoy vive en Campo de Mayo, donde integra una unidad mixta de la Policía Militar del Ejército. Y así la llamaremos, “PM”, porque obviamente ella no puede decir su nombre ni tampoco invitar a todos a pasar por el fotolog. Sus jefes no estarían de acuerdo.

En la Web, PM cuenta sobre sus días en el cuartel, cuelga fotos con sus compañeras de la unidad y abre una ventana donde se puede espiar la vida cotidiana de una joven menor de 25 años que ha decidido vestir el uniforme del Ejército Argentino, y que lo hace con convicciones propias muy definidas. Yo seguí su fotolog durante un tiempo, sabiendo que era un voyeur: se notaba que la intención de PM al abrir un espacio así era muy diferente a la de una Cumbio cualquiera, y más adelante ella misma me lo confirmaría. Por eso me costó animarme a escribirle un mail para preguntarle si aceptaba concederme una entrevista. Por suerte, PM aceptó.

“Siempre me gustaron las armas y la idea de defender a mi país, y mi pueblo algún día, cuando llegue el momento. Es más, aprendí a leer con el Himno Nacional y lloré cuando escuché por primera vez la canción a la Bandera… y eso que estaba en primer grado”, me respondió a la primera de las preguntas que le envié.

Sigue leyendo

Beat

Los casos de violencia doméstica suelen ser terribles y privados. Pero no pasa lo mismo cuando los protagonistas de los golpes son dos de las estrellas más exitosas del pop americano: Chris Brown, un rapper de 19 años; y su novia Rihanna, de 20, diva del R&B.

Sigue leyendo

Temporada esteña

Venía por la calle París y fue en la intersección con la avenida Francia donde ocurrió. Como cruce de calles, suena bastante peculiar: París y Francia… De alguna manera, recuerda al de Estado de Israel y Palestina. Sin embargo, para Procopio no hay chiste. En esa intersección de la ciudad de Punta del Este, el sábado 14 de febrero a las seis y media de la mañana atropelló con su auto a un motociclista, un cubano de 36 años que terminó con la clavícula rota.

Procopio estaba en Punta del Este trabajando, y a esa hora es posible que estuviera volviendo de alguna fiesta o de algún evento. Es que su trabajo no tenía límites de horarios ni admitía falta de ganas: estaba cubriendo la temporada veraniega para la revista Gente.

Sigue leyendo

Una noche con Boy George

En los tiempos en los que Madonna y Michael Jackson eran jóvenes y comenzaban a construir su leyenda, Boy George surfeaba con ellos en la cresta de la ola, con su grupo Culture Club. Era un nene lampiño con trenzas y una voz dulce y afeminada, y por eso le decían “Boy”, pero en realidad se llamaba George O’Dowd.

Cómo pasa el tiempo: ahora Boy George tiene 47 años y es un ícono gay, surgido en una época en la que los íconos gay aparecían por todos lados. Y aunque podría estar en una isla del Caribe contando los billetes que en los años ’80 le dejaron los hits “Do you really want to hurt me?” y “Karma Chameleon”, el tipo está gordo y acorralado, metido en su propio juego de las lágrimas: un tribunal de Snaresbrook (Londres) lo sentenciará mañana por haber secuestrado, durante un par de horas, a un taxiboy.

Sigue leyendo

Un caníbal en Buenos Aires


El Caníbal de Alvear iba caminando por San Telmo, acaso disfrutando de la noche y de la soledad de las calles. Por un momento, su imagen en el antiguo barrio porteño se parecía más a la de Jack el Destripador que a la del Doctor Lecter. Pero no se había ganado su apodo en vano. Fueron agentes del Departamento Interpol de la PFA y efectivos de la Policía de Mendoza los que lo agarraron en la esquina de Chile y Defensa y le pusieron los ganchos, ayer a las cuatro de la madrugada, después de tres años de investigación.

El Caníbal de Alvear es de General Alvear, Mendonza, y tiene 28 años. El 7 de mayo del año 2006 mató a Luciano Redemí, un pibe de 22 al que encontraron tres días después. El Caníbal le había dedicado 29 puñaladas y luego le había cortado jirones de piel de la espalda, jirones que antes exhibían un tatuaje con el que sería muy fácil reconocer al cadáver. Para no ser menos que el Doctor Lecter, el Caníbal se los comió. 

Es curioso: el propio Hannibal Lecter también estuvo refugiado en Buenos Aires (al principio de “Hannibal”), prófugo de la ley, tal como este muchacho mendocino. ¿Será Buenos Aires una ciudad friendly para con los caníbales? ¿Y qué hay de la primera fundación de la ciudad, en 1536, y del asedio de los querandíes que obligó a los adelantados de Pedro de Mendoza a buscar cualquier cosa para comer, hirviendo el cuero de sus propias botas e incluso hincándole el diente a sus compañeros muertos? Manuel Mujica Láinez contó algo de todo esto en un cuento estremecedor, “El hambre”.

Sigue leyendo

Recuerdos de El Alamein

La primera pistola de diseño y manufactura nacional que se produjo a gran escala para la policía, y también para el ejército y la gendarmería, fue la Ballester Molina.

Tengo una en mi mano ahora. Su acero negro devuelve el reflejo desde el pasado. Me la muestra un amigo, me dice que era de su padre, un policía que patrullaba las calles de Buenos Aires en la década del ’40 con esta misma pistola en su cintura. Me pregunto qué deberes se han cumplido empuñándola, y cuánto de prohibido esconde su gatillo.

Sigue leyendo