Archivo de la categoría: accidente automovilístico

Dos fotógrafos

Weegee y Arnold Odermatt supieron capturar, a través de sus cámaras, el ruidoso espíritu del poliladron. El primero retrató la noche neoyorquina  de los freaks y los infractores durante los años ’40. En una época en la que el policial negro –desde la literatura y el cine– ponía el ojo en una sociedad corrompida (y ya no en el veneno de los mayordomos), Weegee hizo lo mismo desde la fotografía, utilizando una cámara Graflex Speed Graphic preseteada en f16 y 1/200, y con su libro Naked City (1945) inspiró una película (homónima, 1948) e incluso una serie de tevé. Weegee era, ya en 1938, el único fotoreportero autorizado a llevar una radio capaz de captar la frecuencia policial y en el asiento de atrás del auto se había armado un cuarto oscuro express.

Odermatt, en cambio, miraba desde el otro lado del escritorio: era teniente de la policía suiza y entre 1948 y 1990 documentó accidentes de tráfico en el cantón de Nidwalden con una Rolleiflex y un cartucho de magnesio que le permitía iluminar la oscuridad de la noche durante 13 segundos, para descubrir chatarra abollada, parabrisas astillados y neumáticos corridos de eje. Sus fotos hacían que un peritaje técnico adquiriera la forma de arte, y acaso dotaran de calidad estética a los expedientes que las contenían.

Vale la pena ver las obras de Weegee y de Odermatt.

Temporada esteña

Venía por la calle París y fue en la intersección con la avenida Francia donde ocurrió. Como cruce de calles, suena bastante peculiar: París y Francia… De alguna manera, recuerda al de Estado de Israel y Palestina. Sin embargo, para Procopio no hay chiste. En esa intersección de la ciudad de Punta del Este, el sábado 14 de febrero a las seis y media de la mañana atropelló con su auto a un motociclista, un cubano de 36 años que terminó con la clavícula rota.

Procopio estaba en Punta del Este trabajando, y a esa hora es posible que estuviera volviendo de alguna fiesta o de algún evento. Es que su trabajo no tenía límites de horarios ni admitía falta de ganas: estaba cubriendo la temporada veraniega para la revista Gente.

Sigue leyendo