¡Esto es un robo, suspendalón!

Si los siete partidos que llevaba sin ganar en Racing no le daban suficientes dolores de cabeza, el robo de su rosario de oro vino a completar un mal día para Ricardo Caruso Lombardi. Héroe de la clase trabajadora, Lombardi salió campeón y ascendió al Nacional B con Tigre en 2005; salvó del descenso directo y de la Promoción en la temporada 2007/08 a Newell’s Old Boys y terminó en Racing, equipo al que salvó de la Promoción en la última temporada. Nada de eso pareció importarle a los dos limpiavidrios que lo abordaron en Callao y Córdoba el último martes.

Los ladronzuelos le arrebataron el rosario aprovechando que Caruso Lombardi se había detenido ante el semáforo en rojo. El DT se bajó del auto y los corrió unos metros. ¿Habrá sentido realmente la necesidad de perseguirlos y recuperar su cadenita o, por el contrario, se habrá visto forzado a hacerlo para que el resto de los automovilistas no echaran a correr la voz de que a Caruso Lombardi le roban y no hace nada?

No importa. Lo cierto es que lo hizo. “Los empecé a correr, pero con tanta mala suerte que me caí y me raspé la rodilla izquierda. Me levanté de nuevo, seguí y me desgarré el isquiotibial de la pierna derecha. Me duele una barbaridad”, contaría después. “No pego una, todo me sale mal”, se lamentaría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s