PM: diario online de una soldado

Cuando no llega ninguna directiva a la dependencia, cuando los oficios ya duermen en sus casilleros y el teléfono olvida su urgencia, la Sargento B. se la pasa navegando por Internet. Fue ella quien descubrió un fotolog fascinante sobre el que he decidido escribir este post (y el que sigue). Es un fotolog sobre el que no puedo decir mucho. En realidad, no puedo decir casi nada, y esto por expreso pedido de la dueña. Apenas puedo contar que es el diario online de una chica de 24 años que se crió en un barrio de clase media de Villa Celina y que hoy vive en Campo de Mayo, donde integra una unidad mixta de la Policía Militar del Ejército. Y así la llamaremos, “PM”, porque obviamente ella no puede decir su nombre ni tampoco invitar a todos a pasar por el fotolog. Sus jefes no estarían de acuerdo.

En la Web, PM cuenta sobre sus días en el cuartel, cuelga fotos con sus compañeras de la unidad y abre una ventana donde se puede espiar la vida cotidiana de una joven menor de 25 años que ha decidido vestir el uniforme del Ejército Argentino, y que lo hace con convicciones propias muy definidas. Yo seguí su fotolog durante un tiempo, sabiendo que era un voyeur: se notaba que la intención de PM al abrir un espacio así era muy diferente a la de una Cumbio cualquiera, y más adelante ella misma me lo confirmaría. Por eso me costó animarme a escribirle un mail para preguntarle si aceptaba concederme una entrevista. Por suerte, PM aceptó.

“Siempre me gustaron las armas y la idea de defender a mi país, y mi pueblo algún día, cuando llegue el momento. Es más, aprendí a leer con el Himno Nacional y lloré cuando escuché por primera vez la canción a la Bandera… y eso que estaba en primer grado”, me respondió a la primera de las preguntas que le envié.

Me contó, además, que antes de entrar al Ejército un familiar ya se le había adelantado: uno de sus primos. Y luego de ella, otro de sus primos se sumó y hoy está en la Compañía de Comandos 601. Y aunque la familia ya conocía el tema, PM recuerda que a su madre “no le gustó mucho la idea”. Su padre, en cambio, dio el visto bueno: “Se alegró al principio, pero los horarios te van alejando de tu familia, y ahora no los veo muy seguido, y cuando es así, aunque saben que me gusta, me piden que deje”, cuenta vía mail PM. Algo de eso, sigue, es lo peor de su trabajo: “El tiempo q pasamos lejos de casa, muchas veces descuidando a nuestros seres queridos”. Pero tal vez lo malo se equilibre con lo bueno: “Cada día es algo nuevo, a pesar de los servicios la situación varía, y sabemos el esfuerzo que realizamos con nuestro labor diario, y esa es la mayor satisfacción a la que aspira el soldado: saber que regresa con la misión cumplida”.

PM habla (escribe) con solemnidad y protocolo, pero, créanme, en las fotos aparece más divertida. Se adivina que la pasa bien en su trabajo, que encontró su lugar. ¿Pero cómo lo encontró? Ella misma lo cuenta: “Cuando entras al Ejército te preguntan a qué destino te gustaría ir y por qué, pero después es cuestión de suerte, porque hay muchos destinos. Yo tuve la suerte de ingresar en una unidad de la Policía Militar, pertenezco a la primera incorporación femenina de la Compañía. Al principio, éramos sólo diez femeninas”. De su fotolog se puede suponer que es mejor que a alguien que va a pasar por la milicia le guste el tema, porque ahí adentro se vive día y noche. “El soldado nace y se forja dentro de la unidad que lo vio nacer, allí se acostumbra a trabajar las 24 horas, los 365 días del año, sabiendo que existe un horario de entrada, pero nunca se sabe cuál será el de salida. El voluntario se vuelve soldado por vocación, y con el orgullo de portar este histórico uniforme”.

Chicas en trajes de fajina camuflados, con fusiles al hombro, desfilan por las fotos del fotolog de PM. Se ve en sus caras: todas tienen veintipico. ¿Pero qué hay de sus amigas, de sus novios, de los que se quedaron afuera del cuartel? “No tengo muchos amigos hoy fuera del Ejército, pero los que quedan siempre preguntan lo mismo: cómo es, ganás bien, cuántas horas trabajás”, dice PM. Y qué hay, ahora, de los pibes de veintipico que detestan al Ejército (¿la mayoría?): “Nunca discutí con nadie que piense de esa manera, pero sí escuché opiniones y di la mía. El peso del pasado siempre será una carga en nuestros hombros, más allá de que no seamos iguales. La gente no entiende que estamos por voluntad”.

En el siguiente post: el futuro en el Ejército, la tentación de dejar el uniforme, la rutina en el cuartel, el manejo de las armas, la convivencia entre “femeninas” y “masculinos”, y el sentido del fotolog de PM.

Anuncios

2 Respuestas a “PM: diario online de una soldado

  1. Quiero felicitarte por la nota, y ademas decirte que conozco a PM y te puedo asegurar que ella esta en el ejercito por pura vocacion, yo no podria soportar lo que ella si y quiero decirle a ella que estoy mas que orgullosa por su eleccion de defender al pais, tambien quiero decirle a ella que la quiero muchisimo y siempre la voy a apoyar.
    cynthia.

  2. Lo justo y necesario, asi definiria el articulo. PM dio a conocer lo que muchas sentimos por el Ejercito, ella ha sido el ejemplo para muchas. Esa es una de las razones por la cual estoy orgullosa y me alegra tenerla como Camarada en nuestra Gloriosa Policia Militar.
    Patria Armada, Paz Honrada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s